Los fogones sin gas de ‘MasterChef’

Anoche se estrenó MasterChef”, un reality culinario en el que 15 aspirantes a cocinero se enfrentan durante trece semanas para proclamarse el MasterChef de España. Un formato que se ha emitido en 145 países. 9.000 personas se han presentado a los casting en España. La promoción del programa ha sido máxima durante varias semanas, sin embargo, anoche tan sólo un 11% de la audiencia se decantó por ver la nueva apuesta de la televisión pública. El ganador del concurso recibirá un premio de 100.000 euros, la publicación de su propio propio libro de recetas y un galardón que lo acredita como MasterChef.

Me encantan los programas de cocina y puedo verlos durante horas. No obstante ayer, lo único que me animó a no hacer zapping fue poder dictaminar una crítica en el post de hoy. No me ha ilusionado, no me ha transmitido esfuerzo ni dedicación ni amor por la cocina. Le falta dinamismo, emoción. No me transmitió inquietud por lo que va a pasar, por saber quién va a ser expulsado, a qué retos se van a tener que enfrentar los aspirantes a cocineros. ¿Y qué significa ser MasterChef de España?

Lo que menos me ha gustado es el jurado. Esa actitud soberbia, distante, altiva. Me imagino que la actitud de los chefs en las escuelas de cocina tiene que ser algo parecido al infierno, pero esto no deja de ser un talent show de cocina, como lo fue Operación Triunfo de la música. Esa voz que emiten profunda y grave para darle un toque de seriedad y credibilidad, de demostración del lugar que ocupan dentro del programa.

El jurado está compuesto por el restaurador Pepe Rodríguez del restaurante El Bohío (Illescas).  Este chef ha sido galardonado por la Real Academia Española de Gastronomía con el Premio Nacional de Gastronomía 2010, el premio Chef Millessime el 2011, su restaurante cuenta con una Estrella Michelín,… El segundo miembro del jurado es el jovencísimo Jordi Cruz, de ABaC Restaurant & Hotel de Barcelona, es uno de los mejores chef de España, le abalan cuatro Estrellas MichelínY el jurado lo cierra Samantha Vallejo-Nágera. En la web de RTVE la presentan como ” propietaria de una empresa de catering, presentadora en un programa de cocina y bloggera gastronómica”. Se podría resumir en “excuñada de la cantante Paulina Rubio”. 

¿Qué decir de Eva González? Guapísima. Como diría la gran Mariví Bilbao “que mona va esta chica siempre”. Queda muy bien delante de la cámara y me encantó la variedad de looks que mostró. Personalmente creo que como presentadora le favorecen otro tipo de formatos, esos en los que puede mostrar su encanto natural, en los que está más distendida, más relajada. Ayer se la veía tensa y encartonada. En MasterChef  Eva González está relegada a un segundo plano y no aporta nada. De hecho, el programa funcionaría igual sin presentadora...

Todo mi respeto por los quince concursantes que deciden emprender o cambiar su vida y esperan conseguirlo a través de este programa. Después de tantos años de realities me imagino que saben que es probable que acaben siendo juguetes rotos. Como mucho uno de ellos se dedicará profesionalmente y los demás, una vez se apaguen los focos, volverán a su rutina de antes. Ayer se escuchaban frases de desesperación, la última oportunidad de dedicarse a algo que les apasiona,… Que lo diga una persona de cincuenta, vale, pero ¡es que lo decían adolescentes de veinte! Y esos momentos lacrimógenos no son necesarios el primer día.

Grotesco el paripé de los tanques. No hacía falta. ¿En TVE no había desaparecido la publicidad? Me pareció ver una marca de electrodomésticos y un camión de una firma comercial. Sí, la que publicitan Blanca Suárez, Aitana Sánchez Gijón y Goya Toledo…

¿Alguno de vosotr@s vi anoche MasterChef? ¿Qué os pareció?¿Qué os gustó o disgustó? ¿Qué esperabais de este talent show?

Anuncios

8 pensamientos en “Los fogones sin gas de ‘MasterChef’

  1. Coincido contigo en cuanto al jurado. Resultan antipáticos sin que su antipatía te acabe siendo simpática, como ocurre con los buenos “malos” de televisión. No sé si me explico.

    Pero, aparte de lo cargantes que resultan los jueces, lo que más he echado de menos es un poco de cariño hacia la cocina. Analizar los platos, las técnicas utilizadas, los errores cometidos, los aciertos, sugerencias por parte de los chefs… Sin eso, este programa no deja de ser un Gran Hermano de cocinillas. Y esa fórmula ya está bastante gastadita.

  2. Pues yo esperaba mucho más. Eva González no me gusta para nada, coincido contigo en que el programa podría funcionar perfectamente sin ella. El jurado se nota que se están forzando para parecer malos, pero les falta nada para salir corriendo a pedirles perdón. Me pareció increíble que una de las participantes (de las más jóvenes) dijera que “esto” es lo que había estado esperando toda su vida, ¿el qué?: salir en un programa de cocina. Samantha tiene un programa en Canal Cocina y muchas veces mete la pata, sus presentaciones no son nada del otro mundo, aunque a mi me cae bien, se nota que en el programa está haciendo un papel. Lo único que salvaría es a los concursantes.
    Por último, ¿me compraría un libro de alguien que es un cocinillas como yo, pero que ha ido a un programa de televisión? Pues lo más probable es que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s